allí mi corazón. aquí el olvido

CUANDO MÁS LLORO, ES EN SEPTIEMBRE


Cuando más lloro, es en septiembre.

Unas veces, pierdes hermanos;

otras veces, gente que quieres.

Pero ese viento frío, turbio,

que araña hasta mis huesos

y como una araña se entreteje

entre mis rizos cansados,

suena a siempre

a tambores de muerte;

a dedos huesudos y negros

que arremolinan las hojas

más oscuras de mi mente.


Y siempre sigue la vida

detrás de ese otoño inerte.


Abro los ojos.

Espero una primavera verde

que rescate a la niña que fui,

esa que creció de repente

en un septiembre frío,

Gris,

Seco,

Inerte...

.

.

.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: